Entrar
 

El ideal de la política

Nació en 1987 en la Ciudad de México. Es Lic. En Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM. A pesar de su corta edad cuenta con una larga trayectoria y amplia experiencia.

A los 19 años se integró en el área de Comunicación Social en la H. Cámara de Diputados; posteriormente se integró como asesora en la Secretaría de Turismo del D.F. a sus 21 años regresó a la Cámara de Diputados como asesora parlamentaria, poco tiempo después fue la candidata más joven de México, compitiendo por la diputación del distrito XVIII local del Estado de México.

A sus 22 años, formó la Asociación Civil “Evolución Joven” la cual preside hasta la fecha. En el 2011 fue reconocida como la líder juvenil más importante del Estado de México y una de las más influyentes de la República Mexicana.

Actualmente se reconoce profundamente enamorada de la luz, el camino, la verdad y la vida totalmente al servicio del Señor, viviendo un proceso de crecimiento y aprendizaje espiritual, estudiando la palabra, documentos doctrinales y los escritos de la sierva de Dios Luisa Picarretta, en intención de vivir en Divina Voluntad.

Podcasts.

Nombre Reproducir Duración
PG_elidealdelapolitica_20150507_1200
58:39 min
PG_elidealdelapolitica_20150514_1200
59:32 min
PG_elidealdelapolitica_20150521_1200
59:41 min
PG_elidealdelapolitica_20150528_1200
59:41 min

Última modificación: Jueves, 25 Junio 2015 20:37
Debes iniciar sesión para enviar comentarios

Estadísticas de visitas

736677
TodayToday244
YesterdayYesterday751
This_WeekThis_Week1668
This_MonthThis_Month12043
All_DaysAll_Days736677

Lectura

*Miércoles, 24 de Mayo de 2017*

 

"Lava nuestras manchas." 

Imaginemos un valle lleno de basura y suciedad, atravesado por un pequeño río que baja de los cerros, donde nadie se atreve a colocar sus pies desnudos por temor a ensuciarse. Pero de pronto el río empieza a crecer, y su caudal es cada vez mayor. El río crecido, con su fuerza, arrastra todas las basuras y limpia completamente el valle.

Al día siguiente, todo está en calma, y corren aguas limpias, que sirven para beber y parab bañarse. 

 

Imaginemos todas las manchas y suciedades de nuestro interior. Pensemos no sólo en nuestros pecados, sino en las inclinaciones que han dejado esos pecados; pensemos también en las tristezas y perturbaciones interiores que han quedado por nuestras malas acciones. Y roguémosle al Espíritu Santo que pase como un río caudaloso, que lave, que limpie todo, que se lleve toda suciedad y nos deje blancos, relucientes, verdaderamente liberados.

 

*Mons.*

*Víctor Manuel Fernández.*

Entrar o Registrarme