Importancia de una correcta interpretación De la Sagrada Escritura

Noticias de valor

Por: Laura De Luna | 2018-08-05

El valor de ser católico

A partir de Concilio Vaticano II, ha surgido un nuevo impulso por acercarnos a conocer la Sagrada Escritura….. muchos grupos de oración bíblica, talleres bíblicos, círculos bíblicos…. Pero tristemente la gran mayoría son producto de un entusiasmo muy grande por contribuir en la construcción del Reino de Dios, pero lamentablemente esto se hace únicamente a partir de una lectura textual de la Biblia, lo cual no  representa más que  una mínima parte de lo que contiene de riqueza y sin tener conciencia de que la Sagrada Escritura no es un libro o conjunto de libros más, sino Dios mismo, es Dios Palabra…. Ya lo dice San Juan: el Verbo se hizo carne…. Dios es Palabra también, así es que si no contamos con un método adecuado y guía correcta, no podemos interpretar adecuada y profundamente la Palabra y por lo tanto, muy fácilmente caemos en desviaciones y errores muy grandes que, en ocasiones, nos llevan inclusive a trivializar el mensaje cuando en realidad es muy profundo y tal vez, hasta en otro sentido.

            En el Vaticano contamos con la Pontificia Comisión Bíblica formada por profesores de ciencias bíblicas procedentes de varias escuelas y naciones, que se distinguen “por ciencia, producen y sentir católico frente al magisterio eclesiástico”. Esta a su vez, está vinculada con la Congregación para la  Doctrina de la Fe. Actualmente la Comisión está constituida por El Presidente de la Comisión Bíblica es el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que cuenta con la ayuda de un Secretario, elegido entre los 20 miembros que forman la Comisión, y de un Secretario técnico. Los miembros de la Comisión Bíblica, incluido el Secretario, son nombrados por el Santo Padre, a propuesta del Presidente, para un quinquenio. Concluido este último, pueden ser reconfirmados para un segundo mandato. Proceden de diversas escuelas y naciones y se distinguen por ciencia y sentir católico ante el magisterio eclesiástico.

            La correcta interpretación de la Sagrada Escritura está marcada por ambas Instituciones, por lo que debemos apegarnos a sus lineamientos para una adecuada interpretación, lo que nos llevará a la correcta actualización de la Palabra a nuestra vida.

            La semana siguiente a Pascua, la Comisión se reúne para debatir sobre algún tema que esté causando alguna controversia y publica la determinación dada por la Comisión Bíblica a la Congregación para la Doctrina de la Fe y esto constituye el Magisterio de la Iglesia, el cual debemos seguir todos los cristianos del mundo.

            En abril de 2009, el entonces Pontífice Benedicto XVI, dio un discurso a la Pontificia Comisión Bíblica reunida en ese año para debatir acerca del tema “La Interpretación de la Escritura es Vital para la Vida de la Iglesia”, en la cual señaló textualmente lo siguiente: “…se debe declarar que los libros de la Escritura enseñan firmemente, con fidelidad y sin error, la verdad que Dios quiso consignar en las sagradas letras para nuestra salvación…” “…Para una recta interpretación de la Sagrada Escritura es necesario por tanto investigar con atención qué han querido afirmar verdaderamente los hagiógrafos y qué ha querido manifestar Dios a partir de las palabras humanas. Las palabras de Dios de hecho, expresadas con lenguas humanas, se han hecho similares al lenguaje de los hombres, como ya el Verbo del eterno Padre, habiendo asumido las debilidades de la naturaleza humana, se hizo similar a los hombres…”

            Así mismo, en la misma conferencia dio 3 criterios válidos para una adecuada interpretación de la Sagrada Escritura conforme al Espíritu que la ha inspirado: 1.- Atender al contenido y unidad de toda la Escritura; 2.- Considerar el contexto de la tradición viva de toda la Iglesia; y 3.- Analogía de la fe, es decir, a la cohesión de las verdades de fe individuales entre ellas y con el plano completo de la Revelación y de la plenitud de la economía divina contenida en ella.

            Tomando en consideración estos criterios, la tarea de los investigadores bíblicos, es decir, de los exégetas, es la de contribuir a la comprensión más profunda y a la exposición del sentido de la Sagrada Escritura. El estudio científico de los textos sagrados es importante, pero no es por sí solo suficiente, debe unirse y respetar la coherencia de la fe de la Iglesia. El exégeta católico no solo es miembro de la comunidad científica, sino también de la comunidad de creyentes de todos los tiempos.

            Es por todo esto que no podemos ponernos en manos de personas que con muy buena voluntad quieran guiarnos, sino que es necesario que nuestra guía sea una persona debidamente instruida por instituciones con reconocimiento oficial, es decir, instruidas por exégetas católicos que transmitan la correcta interpretación de la Sagrada Escritura apegados al Magisterio de la Iglesia y a la Sagrada Tradición, con métodos científicos puestos al servicio de la fe.

            Infórmate bien en tu diócesis acerca de instituciones formadas por exégetas bíblicos o ministros de la Palabra que sigan los lineamientos marcados por la Pontificia Comisión Bíblica y la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 



¡Comparte este evento con tus amigos!

EL VALOR DE SER CATÓLICO
La radio católica y los valores de México

Síguenos en nuestras redes sociales

Mándanos tu opinión a:
tuopinion@elvalordesercatolico.com

Estadísticas de visitas

Hoy: 1056

Ayer: 1065

Esta semana: 7151

Este mes: 30422

Total: 838656

Ventas de publicidad

(55) 2109 7611
iraida@elvalordesercatolico.com

¿TE INTERESA ANUNCIARTE?

Escríbenos para diseñar un plan de acuerdo a tus necesidades.