Entrar
 

Curso del Evangelio según San Marcos

(Estos cursos son GRATUITOS):

  • Los lunes de 18:30 a 20:30 hrs en el Auditorio de la Parroquia de "Santa Mónica" en la calle de Fresas no. 126 casi esquina con San Lorenzo, en la colonia Del Valle. Inició el 23 de junio de 2014.
  • Los martes de 18:00 a 20:00 horas en el Auditorio de la Parroquia de "San Antonio de Padua" en la colonia Nápoles. La entrada al auditorio es por la calle de Tennessee 24. Inició el 24 de Febrero de 2015.
  • Los miércoles de 18:00 a 20:00 horas en el Auditorio de la Parroquia de "La Sagrada Familia" en la esquina Puebla y Orizaba en la colonia Roma. La entrada al auditorio es por la calle de Puebla No. 152. Inició el 15 de Julio de 2015
  • Los jueves de 18:30 a 20:30 horas en la Parroquia de "Santa Cruz del Monte" en la colonia Santa Cruz del Monte, Naucalpan, Estado de México.Inició el 7 de Mayo de 2015.
  • Los sábados de 16:00 a 18:00 horas en el Auditorio de la Parroquia de "La Esperanza de María en la Resurrección del Señor" en Zacatépetl y Periférico Sur (frente a Perisur). El curso inició el 21 de Febrero de 2015

Estadísticas de visitas

755484
TodayToday290
YesterdayYesterday697
This_WeekThis_Week1326
This_MonthThis_Month14823
All_DaysAll_Days755484

Lectura

*19 de Junio, 2017*

 

El Evangelio de Juan nos dice algo muy interesante sobre el Espíritu Santo: "El viento sopla donde quiere. 

Tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu" (Juan 3,8).

 

Cuando dejamos actuar al Espíritu Santo, experimentamos algo en nuestra vida, pero no lo podemos explicar ni lo podemos controlar. 

No es posible prever todo lo que él puede hacer en nosotros, ni podemos calcularlo o contabilizarlo.

Escapa a todos nuestros registros, siempre nos sorprende.

 

Porque él puede actuar en medio de una alegría o de una tristeza; puede regalarnos una gran emoción, pero también puede hacer una obra preciosa en medio de nuestra aridez; puede llevarnos a lugares que nunca imaginábamos, pero también puede hacer maravillas en medio de la rutina y la normalidad. 

 

El actúa con total libertad, y nosotros no podemos ponerle condiciones ni exigirle que lo haga de una manera o de otra. Permitámosle que haga lo que él quiera, porque seguramente eso será lo mejor para nosotros.

 

*Mons.*

*Víctor Manuel Fernández.*

Entrar o Registrarme