Entrar
 

Economía y desempleo: el imperceptible “pecado grave”

 

Luis-Fernando Valdés

 

El Papa Francisco defiende nuevamente a los trabajadores, al afirmar que es un “pecado grave” quitar el empleo solo para incrementar ganancias. ¿Cuáles son los motivos de Francisco: una ideología de izquierda o el Evangelio?

 

1. El caso de Sky Italia. En la reciente Audiencia general del pasado miércoles 15 de marzo, el Papa argentino improvisó unas palabras en apoyo a los trabajadores de una empresa italiana de comunicaciones, cuyos empleos están en peligro. 

Según la agencia ANSA, Sky Italia tiene un plan de reestructuración que prevé el cierre de la sede de Roma, más de 200 despidos y más de 300 traslados de trabajadores de Roma a Milán, a pesar de que la empresa ha registrado ganancias. 

 

2. Una defensa del trabajo desde la dignidad de la persona. Quienes no están verdaderamente familiarizados con las ideas de Francisco, con frecuencia tienen a simplificar y dicen que el Papa es de izquierdas o es “de la liberación”. 

En realidad, sólo se puede entender la postura del Pontífice argentino desde la Doctrina Social de la Iglesia, que defiende la dignidad de la persona y de todo aquello que es inherente a esa dignidad, como la vida, la familia, el trabajo, etc.

Por eso, en aquella Audiencia, al dirigirse a los peregrinos de lengua italiana, Francisco recordó que “el trabajo da dignidad” y que por eso “los políticos y los líderes políticos tienen la obligación de hacer todo lo posible para que todo hombre y mujer pueda trabajar y caminar con la frente alta, mirando a los ojos a las personas”. (La Nación, 15 mar. 2017)

 

3. Una economía contraria al hombre. En esta defensa del ser humano y su dignidad, el Papa ha sido muy firme. Se ha opuesto a una economía basada en las utilidades y no en el bien de las personas. 

En esta defensa del hombre, Francisco ha acuñado frases muy duras, aunque quizá no han tenido una repercusión práctica en el sistema económico. El Papa ha dicho, por ejemplo, que “esta economía mata”; también ha sostenido que vivimos en una cultura del “descarte”, que toma a las personas como productos reemplazables. 

Se entiende así porqué, durante la ya mencionada Audiencia, el Obispo de Roma, dijera con tono serio y fuera del texto preparado que “quien, por maniobras económicas, para hacer negociaciones no del todo claras, cierra fábricas, cierra empresas y le quita el trabajo a los hombres, esta persona comete un pecado gravísimo”.

 

4. La crisis de modelo económico actual. Francisco analiza la economía global desde el mensaje social del Evangelio, y explica que ese modelo económico ya no es suficiente, pues no toma en cuenta la dignidad del ser humano. 

Francisco se ha atrevido a pedir un nuevo modelo económico: “se necesitan programas, mecanismos y procesos orientados a una mejor distribución de los recursos, a la creación de trabajo, a la promoción integral de los excluidos”. 

Con gran audacia, pues se trata de un desafío al sistema económico de Occidente, Francisco pide que “tratemos de construir una sociedad y una economía en las que el hombre y su bien, y no el dinero, sean el centro”. (Ver A. Tornielli, - G. Galeazzi, 2015)

 

El Papa Francisco está en plena sintonía con los mensajes sociales de Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Lo novedoso del Pontífice latinoamericano es que mediante sus gestos –y nos sólo con frases ingeniosas y elocuentes– ha denunciado las injusticias sociales. Quien entiende a Francisco, sabe que defender a los pobres no es comunismo, sino el corazón del Evangelio.

 

@FeyRazon   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.columnafeyrazon.blogspot.com

 

22 DE FEBRERO: DÍA DE LA FIDELIDAD AL ROMANO PONTÍFICE

Raúl Espinoza Aguilera

 

El 22 de febrero se celebra en la Iglesia la Cátedra de San Pedro. Es la fiesta en que los católicos nos unimos firmemente en torno a la figura del Papa para secundar con fidelidad sus enseñanzas y su Magisterio porque él es el Sucesor de San Pedro. 

 

Jesucristo vino a este mundo para redimirnos mediante su Pasión, Muerte y Resurrección, y de esta forma, abrirnos las puertas del Cielo. En su pasó por la tierra se mostró como el Mesías esperado de las naciones; realizó los prodigios y milagros que los profetas anunciaron y vino también para fundar una Iglesia, que sería el mejor testimonio de que Cristo está presente entre los cristianos.

 

Pero un aspecto fundamental era el nombramiento de su representante directo en la tierra, cuando Jesús ascendiera a los Cielos. Y el Señor eligió a San Pedro como su Cabeza Visible; el que haría sus veces como su Vicario. Por ello, fue un querer divino que este ministerio petrino se extendiera a través de los siglos con la elección sucesiva de los Romanos Pontífices.

 

Ya desde el siglo III, San Cipriano escribía: “Se da a Pedro el primado para mostrar que es una la Iglesia de Cristo y una la Cátedra”, es decir, el Magisterio y el gobierno. Y para recalcar más la unidad añadía: “Dios es uno, uno es el Señor, una es la Iglesia y una es la Cátedra fundada por Cristo”.

 

Sabemos por fe, que es el Espíritu Santo quien gobierna a su Iglesia a través de su Vicario en la tierra, el Santo Padre. Y con esta fiesta se ha querido realzar y señalar el episcopado del Príncipe de los Apóstoles, su potestad jerárquica y magisterio en la urbe de Roma y por todo el orbe.

 

Esta fiesta nos recuerda a todos los católicos, la obediencia y el gran amor que profesamos al que hace las veces de Cristo en la tierra, “al dulce Cristo en la tierra” como acostumbraba decir Santa Catalina de Siena, quien amó con obras y de verdad a la Iglesia y al Romano Pontífice en tiempos particularmente turbulentos.

 

El amor al Papa Francisco es señal cierta de nuestro amor al Cristo. Y este amor y veneración se han de poner de manifiesto en la petición diaria por su persona y por sus intenciones. La fiesta de hoy nos ofrece, también,  una oportunidad más para manifestar nuestra filial adhesión a las enseñanzas del Santo Padre, a su Magisterio y hacer un examen personal sobre con qué interés nos mantenemos informados de lo que el Papa va predicando en sus encíclicas, exhortaciones apostólicas, homilías, documentos, escritos, alocuciones, etc. y, sobre todo, llevar a la práctica esas enseñanzas.

 

¡Qué duro debe ser el peso que grava sobre el Papa en el gobierno universal de toda la Iglesia! Sin duda que se deberá de enterar de todas las buenas noticias pero también de las malas, algunas de ellas particularmente dolorosas. Y ello nos debe animar a venerarle, a quererle con verdadero afecto y ayudarle con la oración.  San Josemaría Escrivá de Balaguer escribía: “Ama, venera, reza, mortifícate -cada día con más cariño- por el Romano Pontífice, piedra basilar de la Iglesia, que prolonga entre todos los hombres, a lo largo de los siglos y hasta el final de los tiempos, aquella labor de santificación que Jesús confió a Pedro” (Forja, números 134 y 136).

 

 

¿Para qué “un día sin inmigrantes”?

 

Luis-Fernando Valdés

 

Como reacción ante las políticas migratorias del Presidente Trump, se llevó a cabo una jornada de protestas pacíficas para mostrar la necesidad de migrantes que tiene Estados Unidos. ¿Qué eficacia pueden tiener estas manifestaciones? 

 

1. El contexto de las protestas. Desde su campaña electoral, el Presidente Donald Trump ha sostenido que el desempleo en Estados Unidos se debe la inmigración. Por eso, ha dado órdenes ejecutivas para aumentar las deportaciones de inmigrantes ilegales, construir un muro en la frontera con México y restringir el ingreso de inmigrantes de ciertos países con población mayormente musulmana.

Como respuestas, varias entidades civiles de Estados Unidos organizaron una serie de protestas, el pasado jueves 16, para mostrar la importancia de los trabajadores inmigrantes para el estilo de vida y la economía de ese país. (AP, 16 feb. 2017)

 

2. “Un día sin Inmigrantes”. Las protestas cobijadas bajo ese lema se llevaron a cabo en ciudades importantes como Washington, Filadelfia, Boston, Houston, Nueva York y Chicago, con el objetivo de mostrar Trump que “sin nosotros y sin nuestro aporte este país se paraliza”, como rezaba la convocatoria.

El día señalado reinó un silencio inusual en el Mercado Italiano de Filadelfia. Restaurantes de lujo en Nueva York, San Francisco y Washington permanecieron cerrados. Tiendas de víveres, “food trucks”, cafeterías y puestos de tacos en Chicago, Los Ángeles y Boston tampoco abrieron sus puertas. También hubo algunas escuelas en las que los pupitres vacíos fueron mayoría. (El financiero, 16 feb. 2017)

La respuesta fue numerosa, aunque no paralizó al país del Norte. Pero cabe destacar la solidaridad de muchos empleadores que dieron el día a sus trabajadores para que participaran en las manifestaciones. (El Mundo, 16 feb. 2017)

 

3. ¿Por qué apoyar a los inmigrantes? La problemática que genera la movilidad humana requiere siempre una reflexión serena. Dejando a salvo los derechos de los países a regular el paso por sus fronteras por motivos de seguridad nacional, los inmigrantes debe ser respetados en sus garantías individuales, aunque no tengan documentación legal.

Los obispos de la frontera entre Texas y la frontera norte de México reunidos en Brownsville (Texas) en el primer Encuentro bi-anual Tex-Mex publicaron un comunicado en el que señalan que “independiente de su condición migratoria (legal o ilegal), los migrantes, como toda persona, poseen una dignidad humana intrínseca que debe ser respetada” (n. 9).

 

4. El derecho a una vida mejor. Hace precisamente un año el Papa Francisco visitó la Frontera entre Ciudad Juárez (México) y El Paso (Texas, EUA). Ahí el Pontífice argentino, hijo de migrantes italianos, constató con dolor que los migrantes “son hermanas y hermanos que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado” (Homilía, 17 feb. 2016).

La migración no es un crimen, sino una opción para huir de situaciones sociales injustas o peligrosas y una ocasión para conseguir una vida mejor. Por eso, en el comunicado antes citado, los obispos afirmaron “que todo pueblo tiene el derecho a condiciones dignas para la vida humana, y si éstas no se dan, tiene derecho a emigrar (Papa Pío XII)” (n. 12).

 

Ahora se puede entender mejor la importancia de las protestas pacíficas y de las declaraciones de movimientos civiles y religiosos, pues contribuyen a que los migrantes sean considerados y tratados como personas, y nunca como meros usurpadores de empleos y menos aún como criminales.

 

@FeyRazon   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.columnafeyrazon.blogspot.com

Ha nacido una constitución asesina que no reconoce lo más valioso para cualquier ser humano aun desde el vientre materno, la dignidad de la vida.

Bastaron cuatro meses para lograr un documento ilegítimo, atropellado, recetario de ideologías y de absurdos jurídicos. Numeralias y estadísticas finales, datos duros del triunfalismo de una asamblea constituyente que ha procesado toneladas de información “que ni las mismas Cámaras del Congreso de la Unión han logrado”, ahora conforman la memoria histórica de esa asamblea de cien diputados cuestionados desde su elección y designación.

La Constitución de la Ciudad de México tendrá vigencia plena a partir del 17 de septiembre. En las 21 sesiones plenarias, siempre al límite de tiempo y en jornadas intensas y apretadas, se debatieron temas polémicos que deberían ser los ejes rectores de un documento que ahora confirma la ideologización que será ley vigente, un documento supuestamente fundamental fue secuestrado por las izquierdas intolerantes, asesinas y absurdas por reconocer derechos en donde no se deberían y no reconocer aquéllos que deberían estar en la norma.

El debate sobre el derecho a la vida no tuvo parangón alguno. La imposición de las mayorías hizo que el primero de los derechos quedara fuera del texto. Lo absurdo se asoma aquí cuando, repasando el texto aprobado, se tienen derechos que dicen confirmar a la Ciudad de México de ser incluyente, solidaria, libre, tolerante, democrática, representativa, garantista y protectora de los derechos humanos; sin embargo, en esas mismas letras carga su condena, encadenándola a los grilletes de la injusticia e inequidad, sobre todo para quienes no se pueden defender.

Las fracciones mayoritarias en la constituyente evadieron la durísima realidad de sangre y crueldad en la Ciudad de México. Realidad que esconde la inmoral figura de la eutanasia y el lucrativo y abominable negocio del aborto, que es peor que el del narcotráfico. Este último, cubierto ahora de benévola licitud y derecho reproductivo a nivel constitucional al evadir el asesinato –en diez años– de más de 170 mil personas en gestación. Pero no se trata exclusivamente de las cifras mortales. 

La pírrica victoria de la constituyente sirve de tapadera para cubrir las millonarias rentas de la industria del aborto que enriquecen más y más a unos pocos. En 2014, la Organización Mundial de la Salud declaró que en México podrían producirse 1.5 millones de abortos anuales, cuyas ganancias serían superiores a los 4 mil millones de pesos. El jugoso y lucrativo negocio de muerte beneficia, principalmente, a las farmacéuticas y laboratorios fabricantes de medicamentos para inducir la muerte de seres humanos a los que la ciencia ha confirmado, efectivamente, con capacidad autónoma para vivir y desarrollarse como personas. 

¿Qué farmacéuticas y laboratorios son los clientes principales en el sistema de salud de la Ciudad de México? ¿Cómo son invertidos los dineros del pueblo capitalino para beneficiar a estos anónimos mercaderes de la muerte? ¿Los diputados constituyentes saben de este negocio asesino lucrativo que enriquece a pocos y mata a muchos? 

Los constituyentes quisieron emular sus largas sesiones e ideologizadas argumentaciones con las de otros grandes Constituyentes de nuestra historia quienes fundaron la nación mexicana. No les llegan ni a los talones. Recordemos esa frase inmortalizada en la historia atribuida a un gran liberal, político, poeta y constituyente de 1857: “Los valientes no asesinan”.  A 160 años de la promulgación de la Constitución de 1857 y en el centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que nos rige, estos aniversarios se ensombrecen con la promulgación de un pobre texto a modo y contrario a los principios liberales de justicia e igualdad: ha nacido una constitución asesina que no reconoce lo más valioso para cualquier ser humano aun desde el vientre materno, la dignidad de la vida.

Editorial: Constitución asesina

Domingo, 5 de febrero de 2017, 14:00 horas

DLF Redacción

Trump oscurece la lucha pro vida

Luis-Fernando Valdés

 

Pasados los ocho años de la era Obama, se realizó una gigantesca manifestación a favor de la vida, apoyada por Trump y políticos republicanos. Pero, ¿cuál es el riesgo de que un gobierno comprometido con la vida esté vinculado al muro fronterizo y a las amenazas a la paz?

 

1. La marcha en Washington. El pasado viernes, 27 de enero, se llevó a cabo, en la capital de los Estados Unidos, la 44ª edición de la “marcha por la vida”. El dato relevante es que la manifestación fue encabezada, por primer vez en la historia, por un vicepresidente de ese país. Además, estuvo presente el cardenal de New York, Mons. Timothy Dolan.

Consciente de ese momento histórico, el vicepresidente Mike Pence, afirmó que “la vida está ganando nuevamente en Estados Unidos” pues, según él, la lucha en contra del aborto en esa nación “vive un momento histórico”.

Aunque no estuvo presente en la marcha, el actual presidente norteamericano, Donald Trump, mediante su cuenta de Twitter, manifestó su apoyo a los que acudieron a defender la vida. Escribió: “La marcha por la Vida es importantísima. A todos los que van a manifestarse… ¡Tienen mi pleno apoyo!” (elmundo.es, 27 ene. 2017)

 

2. La respuesta pro choice. Los grupos que no comparten la defensa de la vida también expresaron sus postura. Sus argumentos no fueron científicos sino se basaban en la impopularidad del Presidente, como esta afirmación: Trump cree que su ley es la misma que la ley de Dios.

 Los disconformes con esta marcha por la vida mostraron pancartas con leyendas como ésta: “yo aborté, Trump, y no me vas a castigar”. En Twitter expresaron su desacuerdo con el hashtag #Won’tBePunished. (univision.com, 27 ene. 2017)

 

3. La dimensión política de la tutela de la vida y sus riesgos. La defensa de la vida actualmente enfrenta más problemas de tipo político que científico o biológico. Como es lo esperado, la vida del nascituro debe ser tutelada por la legislación de cada país. Por eso, el debate por la vida se desarrolla principalmente en el plano político.

El gran problema de politizar la defensa de la vida es que las legislaciones, tanto favorables como contrarias al nascituro, dependerán siempre del partido en el gobierno, en vez de obedecer a la verdad biológica: que desde la concepción hay una vida humana.

Por eso, el punto clave de la argumentación en las cámaras legislativas debe apuntar a los datos biomédicos, de manera que la tutela de los no natos no dependa más ni de las ideologías ni de las estadísticas de popularidad con que se manejan los partidos.

 

4. La vida no puede depender de la popularidad política. Es importante que el Presidente de una nación tan importante como Estados Unidos apoye abiertamente la vida, pero la legislación a favor del no nacido no puede depender de la popularidad o antipatía del gobernante en turno y su partido. 

Sería terrible que los defensores de la vida tengan que pagar hoy el precio del atropello de los migrantes, y sería peor que un futuro algunos electores que voten contra Trump tengan que aceptar el costo de una legislación contra la vida. Hay que consolidar que la vida del nascituro no dependa de los cambios políticos.

 

Aunque esta marcha fue una “victoria” pro vida, conlleva un gran riesgo: que la argumentación legal se polarice en ideología y deje de lado los datos objetivos sobre la vida. Los bebés deberían estar siempre protegidos en el seno materno, sin importar quién gobierne.

 

 

@FeyRazon   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.columnafeyrazon.blogspot.com

 

Con más de 37 mil firmas exigen plebiscito que frenaría el proyecto de Constitución de la CDMX

Martes, 31 de enero de 2017, 16:00

 

Vladimir Alcántara

 

Integrantes del Comité Organizador por el Plebiscito aseguraron que en la Asamblea Constituyente se priorizaron posturas ideológicas y se soslayaron intereses genuinos de la ciudadanía.

 

Este 31 de enero integrantes del recién conformado Comité Organizador por el Plebiscito, cuyo objetivo es que el Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, convoque a una jornada plebiscitaria para decidir si la ciudadanía está de acuerdo o no con la aprobación de la nueva Constitución de la Ciudad de México, acudieron a la Jefatura de Gobierno para hacer entrega de más de 37 mil firmas que exigen se lleve a cabo este ejercicio democrático. 

El Comité estuvo encabezado por José Luis Luege Tamargo, Presidente de la asociación Ciudad Posible; Mario Romo, Director de Red Familia; Andrés Chávez, Coordinador del Frente Nacional por la Familia-CDMX; Carlos Valles Ayuob, Presidente de Juntos por México, y Leticia González Luna, Presidenta de Voz Pública A.C., quienes pidieron congruencia al Jefe de Gobierno capitalino para que antes de promulgar un proyecto de esta magnitud se consulte a la ciudadanía”. 

En charla con medios de comunicación a las afueras del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, señalaron que Miguel Ángel Mancera ha utilizado el proyecto de Constitución como trampolín político para su proyecto a la presidencia en el 2018, y ha dejado a un lado los intereses auténticos de la ciudadanía.

El comunicado de prensa generado de este evento señala que “la izquierda más radical cayó en la trampa de sus propios argumentos, y, preocupada por defender sus posturas ideológicas, algunos constituyentes priorizaron sus intereses antes que legislar por los derechos de todos los ciudadanos. “Los Ciudadanos tenemos derecho a una Constitución política moderna, sólida, que respete los principios de la Constitución Política de Los Estados Unidos Mexicanos. Que promueva la vida democrática, de la participación ciudadana y de los derechos humanos. Necesitamos Una Constitución que sea punto de unión y encuentro entre todos los ciudadanos”.

Estamos ante un acontecimiento de la mayor trascendencia —prosigue el texto, dirigiéndose al Jefe de Gobierno— para el progreso de nuestra Ciudad y de nuestra patria; por eso le pedimos que detenga los trabajos equivocados y en su calidad de ciudadano gobernante, de perito en Derecho y de demócrata, busque la excelencia en los trabajos para lograr la mejor Constitución. “Esta acción del plebiscito se promueve porque el proceso para hacer la Ley Suprema de la Ciudad está viciado y porque usted no consideró a los ciudadanos en un verdadero espíritu democrático, de participación y transparencia, al que usted como mandatario estaba obligado”.

Finalmente, las más de 37 mil firmas fueron dejadas en Oficialía de Partes de la Jefatura de Gobierno de la CDMX por el también miembro del PAN José Luis Luege Tamargo, quien al abandonar el recinto dijo que se va a dar seguimiento a esta exigencia ciudadana. “Teóricamente el Jefe de Gobierno promulgaría la Constitución el 5 de febrero; de hoy hasta esa fecha vamos a presionar para que tome en cuenta nuestra petición y las miles de firmas que presentamos. Y en paralelo estaremos analizando otras acciones jurídicas para impugnar algunos artículos o todo el documento”.

Un peligro ignorado: la violencia en las redes sociales

Luis-Fernando Valdés

 

A la gran consternación por el atentado realizado por un jovencito en su propia escuela, se suma la sorpresa del papel de las redes sociales en la violencia juvenil. Es tiempo de duelo, pero también de reflexión. ¿Qué nos toca hacer?

 

1. El fondo de la noticia. El pasado 18 de enero, un adolescente de 15 años, estudiante de secundaria en el Colegio Americano del Noreste, en Monterrey, seguramente bajo los efectos de una depresión psicológica ya en tratamiento, disparó contra una profesora y tres compañeros, para luego suicidarse.

La triste noticia dio la vuelta al mundo. El Clarín (Argentina) destacó su joven edad y que pudo introducir una pistola; Los Ángeles Times (EUA) describe cómo sucedió el ataque; El País (España) habla de una tragedia, y el USA Today exhibió fotos y un video del trágico hecho. (Cfr. excelsior.com.mx, 19 ene. 2017)

Más allá del sensacionalismo, realmente se trata de un hecho impactante, porque un adolescente realiza una acción que rompe con los valores humanos fundamentales: el valor de la vida y de la familia, el sentido de la amistad y del respeto, junto con la facilidad para conseguir los medios para perpetrar esta masacre.

 

2. El rol de las redes sociales. Después de los trágicos hechos, la redes sociales mexicanas se vieron inundadas de información y de opiniones, hasta el punto de que tuvimos que cuestionarnos qué es lo verdadero y qué es mera hipótesis sobre este caso.

Primero, se difundió que el responsable del tiroteo había anunciado que realizaría este ataque, mediante un foro en “Hispachan” (que es un “tablón de imágenes”, de conversaciones anónimas, utilizado por atacantes y suicidas), aunque la Policía Cibernética Federal informó que “no hay prueba que sea real”.

También se habló de un grupo de Facebook, autodenominado “Legión Holk”. Integrantes de este grupo publicaron que el atacante del colegio era uno de sus miembros, aunque no había ningún mensaje en el perfil del agresor.

El tema importante no es si el joven anunció o no el ataque. Más bien, esto nos señala que la sociedad no le ha dado importancia a la existencia grupos en redes sociales que fomentan y alaban la violencia entre los menores de edad. 

 

3. ¿Hace falta difundir imágenes violentas? También fue muy llamativo que a las pocas horas de la agresión empezó a circular un video del atentado, a pesar de que las autoridades mexicanas habían pedido que no se difundieran imágenes de este ataque, ya que por ley está prohibido difundir datos personales de niñas, niños o adolescentes relacionados con la comisión de un delito, ya sean autores, víctimas o testigos. 

Es muy loable que bastantes periodistas y medios se negaron a difundir el video o imágenes de las víctimas. El motivo expreso fue el respeto tanto hacia las víctimas como hacia los lectores de los medios de información.

Por ejemplo, la Redacción de Excélsior explicó que no difundirían el video “porque las escenas son brutales, y porque es momento de hacer una pausa para preguntarnos qué es lo que queremos como país”. 

 

A posteriori, nos hemos dado cuenta que este ataque se debió, en parte, a que las familias y de la sociedad quizá no hemos puesto la suficiente atención a la violencia que se fomenta en una parte escondida del mundo de las redes sociales.

Como sociedad debemos dejar de lado la indiferencia ante el grave problema de la violencia juvenil difundida por internet. Y, a la vez, debemos tener la valentía de proponer un sólido modelo de familia, lleno de valores y principios.

@FeyRazon   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.columnafeyrazon.blogspot.com

 

Constitución fallida

Editorial: Constitución fallida


El 31 de enero, la Asamblea de la Ciudad de México deberá presentar la nueva Constitución que regirá administrativa y políticamente a esta entidad del país.

 
Sin embargo, la esperanza que pudo representar la Constitución, poco a poco se desvaneció mientras la ciudadanía vio cómo las sesiones, discusiones y consensos resultaron más el botín de tribus, que producto de la racionalidad y pericia jurídicas. Motivados por el “todos deben ser incluidos”, la preocupación ahora es encontrarnos con un dragón de siete cabezas que devorará a los ciudadanos, toda vez que no se reconoce ni el sentido común ni la razón.
 
Los constituyentes de los partidos mayoritarios tienen ojos, y no ven. Cubiertos con la venda de la irresponsabilidad, esas fracciones en la Asamblea tratan a toda costa de imponer agendas ideológicas, evadiendo la imparcialidad e igualdad –para todos– de la Constitución. Y resulta más paradójico observar cómo la mayoría política, comprometida con una supuesta revolución “cultural y moral”, bajo los principios de libertad, justicia, solidaridad, democracia y fraternidad, toma veredas contrarias a lo anterior: mezquindad, injusticia, imposición e individualismo.
 
La obsesión criminal por el aborto, la destrucción de la familia y sus valores, la imposición de la perversa y antinatural ideología de género, se convierten en eso, obsesión con trazas de malignidad que perjudica el sano desarrollo del cuerpo social. Lo que crece al seno de la Asamblea Constituyente es rémora, producto de renegados que hoy militan en nuevas corrientes mientras el barco del partido político que les vio nacer hace agua y se hunde. Al fin y al cabo, el populismo y demagogia son siempre las cartas para consumar ideales megalómanos de poder. Diputados que se cubren los ojos, tapan oídos y simulan silencio cuando en otras administraciones de la Ciudad de México se reconoció por, ejemplo, el derecho humano a la objeción de conciencia, o bien, jamás se promovieron iniciativas irresponsables de ideología de género, de destrucción de la familia y de lesión de instituciones de derecho, como el Matrimonio entre un hombre y una mujer.
 
Vale la pena recordar a esa mayoría del Constituyente por qué están ahí. Sus declaraciones y principios ofrecidos al electorado fueron redactar un documento para la Ciudad democrática, participativa, justa, incluyente y próspera, donde se ejercen las garantías civiles y sociales con libertad, sin condicionamientos ni discriminación. La esperanza de la Ciudad era por la preservación y defensa de derechos de todos los seres humanos y no para otorgar sentimentales prerrogativas a animales o tratar a los mexicanos no nacidos como productos execrables.
 
El futuro de la Ciudad no tiene precio, pero parece que la mayoría en la Asamblea Constituyente sirve a intereses impuestos desde la ONU, como una nueva colonización ideológica, y no obedece al poder soberano otorgado por los votantes. Negar el derecho a la vida o dinamitar los fundamentos del Matrimonio –que es y siempre será entre un hombre y una mujer–, es ya de por sí exclusivo y discriminatorio, al tildar aquello de retrógrado y dogmático. No es así. Las instituciones están al servicio de la gente y, fundamentalmente, para los más vulnerables. La Constitución debería tener “como articulador de toda política pública, la promoción y respeto a los derechos humanos de todas y todos los habitantes de la ciudad”, y no que los diputados estuvieran de rodillas ante dictados ajenos a nuestra maltrecha realidad. Sin embargo, es justo reconocer que algunos de los partidos minoritarios en la Asamblea han asumido un papel más serio al afrontar las incoherencias de la izquierda mal llamada progresista.
 
No hay duda que los miles de capitalinos que marcharon en septiembre para defender la familia, estarán atentos al resultado del constituyente y sabrán actuar en consecuencia, castigando en las urnas a una izquierda corrupta, decadente y depredadora de los valores morales y familiares.
 
Fuente
Suscribirse a este canal RSS

Estadísticas de visitas

711549
TodayToday262
YesterdayYesterday403
This_WeekThis_Week3046
This_MonthThis_Month9865
All_DaysAll_Days711549

Lectura

22 de Marzo: El Espíritu Santo es el amor que une al Padre y al Hijo, y por eso es el que realiza también la unidad entre nosotros. Él es quien derrama el amor en nuestros corazones (Rom 5,5) para que podamos amar de verdad, construir puentes sobre los ríos que nos separan, destruir las barreras que nos dividen.

 

Es importante darse cuenta de la relación tan íntima que hay entre el Espíritu Santo y cada acto de amor que nosotros hacemos. Cuando estoy amando a un hermano estoy haciendo una experiencia de la Persona del Espíritu, estoy poseyéndolo y gozando de un modo particular a ese Amor que es el término infinito de esa inclinación de amor que hay entre el Padre Dios y su Hijo.

 

Es difícil entenderlo, pero es maravilloso tratar de vivirlo, reconocer la proyección infinita que tiene un solo acto de amor sincero.

Entrar o Registrarme